Guía gratis de restaurantes de Costa Rica, para ver, informarse, participar y anunciar.

Noticias Gastronómicas y Actualidad sobre restaurantes

La gastronomía de la región Tacna (Perú) es un ejemplo perfecto de esta filosofía. Así funciona.

Productos autóctonos, cultivos y procesos naturales, sabores muy particulares y lentitud, mucha lentitud, son los elementos fundamentales de la gastronomía de la región peruana de Tacna, una de las más particulares de Perú y que constituye un resumen perfecto de la filosofía del "slow food".

En un país obsesionado por la comida como Perú, y con Lima convertida de hecho en la capital culinaria de América Latina, la gastronomía de la sureña provincia de Tacna destaca con fuerza anclada en sus tradiciones e impertérrita frente al paso del tiempo, los cambios en los gustos y los apremios del tiempo, virtudes que ahora están siendo reivindicadas por las autoridades para fomentar el turismo en la región.

Y es que no en vano Tacna mantiene como plato tradicional y bandera culinaria un guiso, el "picante a la tacneña", que requiere entre seis horas y cinco días de cocción continua (depende del volumen) y que tiene como base una combinación de ajíes locales, mondongo (callos), pata de res, charquí (carne seca de llama o cordero) y patata mariva, única de la región.

En los fogones de las "picanterías" o en las casas de familia, a fuego muy, pero que muy lento se cuecen los ajíes hasta lograr un concentrado dulce y picante de color rojo intenso que luego se sofríe y mezcla con las carnes, que a su vez también han hervido durante cinco o seis horas.

Por último, la patata es pellizcada sobre el guiso para darle consistencia y se cocina todo junto hasta que se han mezclado bien todos los sabores. El crujiente pan "marraqueta" y un vino tinto seco de la región son el acompañamiento de este plato.
Miguel Vega, chef y consultor gastronómico de la región de Tacna, explicó que este picante "une a todos los tacneños en su tradición, ya que es plato del país, de la resistencia", y que debe su éxito popular a que se hace "con pasión y tradición".

Y es que la leyenda dice que este plato surgió durante la ocupación militar chilena de Tacna tras la guerra del Pacífico (1879-1883), como un producto hecho con elementos que no gustaban a los invasores y que servía para distinguir a los tacneños de los foráneos. Tal es su popularidad que el "picante" ha sido elegido por las autoridades de PromPerú, el organismo público peruano encargado de la promoción turística, para presidir la reciente guía gastronómica de la región "Perú mucho gusto - Tacna, una guía para recorrer y saborear".

La guía destaca también otros platos típicos dignos de presidir cualquier reunión de amantes de la "slow food", como el charquicán, una comida de los arrieros de la época colonial que mezcla carne seca con ajíes y que también requiere casi un día entero de cocción, o la patasca, una sopa de cabeza de cerdo y res que exige estar al menos seis horas al fuego en una cazuela de barro.

Las empanadas, plato omnipresente en la región, toma en Tacna giros como el relleno de anticucho (corazón de res), que se hace aún más atípico por el hecho de que se toma de desayuno.

El dulce tiene su lugar con el pastel de choclo de Pachía, una zona de Tacna reconocida por sus cultivos de maíz de granos pequeños y dulces, origen de una tradición culinaria que fue reconocida en 2016 en el festival culinario Mistura, el más importante de Perú, como la mejor tarta tradicional del país.

El pisco, el destilado de uva tradicional de Perú, también forma parte de las tradiciones tacneñas, cuyos pequeños productores artesanales han ganado varios premios por sus piscos puros. Estos productores ofrecen también otros productos como los macerados de damasco (albaricoque), frutas de producción local almacenadas en licor que se preservan de un año a otro y que se convierten en un dulce, aunque un tanto fuerte, postre.

Fuente: http://www.eltiempo.com

Tras la fiebre por los perritos calientes y los pretzels, llega el burgrito, una combinación de burrito mexicano y hamburguesa con patatas fritas que se ha convertido en la última moda culinaria que triunfa en Nueva York.

Esta curiosa creación es la receta maestra de restaurantes como Burgrito's, un local del barrio Park Slope, en el distrito neoyorquino de Brooklyn, que se ha especializado en ello.

Se trata de una tortilla de harina de trigo enrollada en forma de cilindro -al estilo del burrito- con un relleno de hamburguesa de ternera, beicon, queso Cheddar, lechuga, tomate y cebolla, condimentado con salsa de chipotle.

A primera vista parece un simple wrap (versión de los tacos o burritos mexicanos que admiten todo tipo de rellenos), pero lo cierto es que lo jugoso de la hamburguesa con el queso fundido, el intenso sabor del beicon y la patata y el aroma de la tortilla conquistan el paladar de cualquier amante de la fritura.

El mexicano José Alfredo Escorza, encargado de cocina, explicó que esta receta, que se vende a un precio de 10 dólares, está arrasando y tiene multitud de seguidores, pese a que no es precisamente el bocado más sano que uno se puede llevar a la boca.

"Llevamos dos meses desde que abrimos y, hasta ahora, estamos muy ocupados. A la gente le gusta mucho (el burgrito); hay fines de semana en los que llegamos a vender entre 300 y 400 unidades", afirma el cocinero.

Para satisfacer a los comensales más exigentes, al burgrito también se le puede añadir pico de gallo, jalapeño, alubias negras, arroz o guacamole.

"Resulta divertido porque tenemos clientes de todas las edades, a los que les gusta tanto la cocina mexicana como la americana, y nosotros las fusionamos en el burgrito", explicó el copropietario del restaurante, Darin Laby, quien tomó la idea del antiguo chef de su primer local.

"Aspiramos a expandirnos y pasar de ser un establecimiento local a una franquicia basada en esta receta, con múltiples locales en distintas ciudades", añadió.

Para los vegetarianos o veganos, el restaurante ofrece este explosivo híbrido en la versión de veg-rito, hecho con hamburguesa vegetariana y salsa de chipotle vegana.

Sin tener experiencia en el negocio alimentario, Laby abrió su primer restaurante en la Gran Manzana en 2015, y la idea ha tenido tanto éxito que en pocos meses abrirá el tercero, en un lugar donde la ajetreada rutina hace que muchas personas caigan en la tendencia de comprar comida rápida, barata y para llevar.

"Es la primera vez que lo pruebo y está delicioso. Sobre todo me gusta el toque de las patatas fritas", aseguró una joven clienta del restaurante, Alison Holmes.

El burgrito se suma así a las numerosas excentricidades que ofrecen los restaurantes de Nueva York, conocidos por sus originales mezclas de diferentes cocinas del mundo y arriesgadas apuestas, tales como la ramen burger, una hamburguesa hecha con noodles en lugar de pan, o el donut de oro bañado en champán.

Fuente: http://www.20minutos.es

El chocolate es un alimento elaborado a base de cacao que tiene varios beneficios para la salud, entre los que se destacan las propiedades antioxidantes, la reducción del colesterol y el mejoramiento del estado de ánimo. Por eso varios dietistas recomiendan comer una porción diaria, sólo que es necesario saber en qué proporción y qué tipo de chocolate se pueden comer.

La mejor opción es consumir un chocolate que supere el 60% de pureza, es decir que tenga ese porcentaje de cacao. En cuanto a cantidad la recomendación es no comer más de dos 50 gramos.

Quentin Vanbever, fundador de Josephine, una compañía belga que fabrica chocolates para Colombia, comentó que para él el mejor chocolate es el amargo porque tiene un mayor porcentaje de cacao. El más dulce, como es obvio, contiene un mayor porcentaje de azúcar.

Vanbever explica que para reconocer un buen chocolate es necesario utilizar los cinco sentidos:

  1. La vista: El chocolate debe verse brillante y no debe tener burbujas. De lo contrario significa que el alimento no ha tenido un proceso adecuado de empaque.
  2. Oído: Una buena pieza de chocolate suele emitir ‘un crack’ o un sonido cuando se parte o se rompe. Esto indica que ha sido almacenado en una buena temperatura.
  3. Olfato: Con el olfato podemos saber si el chocolate es dulce o amargo, si tiene una porción especial de otros ingredientes que se usan en algunas recetas como leche, caramelo, canela, maní y almendras.
  4. Tacto: cuando se toca el chocolate debe ser suave, pasados unos segundos debería empezar a derretirse. Si se rompe no debe dejar astillas. Debe ser delgado y partirse fácilmente.
  5. Gusto: para disfrutar del chocolate es necesario que el alimento toque toda la lengua para poder diferenciar de los toques salados, dulces y amargos.

Fuente: http://www.semana.com

Restaurantes Costa Rica

Somos es el primer y más completo directorio virtual de restaurantes en Costa Rica. Nuestro sitio ofrece una gran variedad de información,  tal como servicios, ubicación y tipo de cocina. Al ser un sitio especializado creamos el enlace perfecto entre el comensal y su negocio. Esperamos la participación de todos para hacer crecer nuestro protal gratis.

Newsletter RCR

Actualizaciones, Promociones, Ofertas, Novedades, Información, Noticias Gastronómicas.
captcha